OLAYA Y DAVID

"No sé muy bien por dónde empezar....

Empecemos por el día que nos conocimos en una céntrica cafetería de Oviedo. No me olvidaré de llegar allí y ver a dos chicas al fondo sentadas a las cuales les hicimos un gesto para confirmar que eran ellas. En ese momento, solo con verlas ya sabíamos que serían nuestras ayudantes en el camino más bonito de nuestras vidas. ¡Y qué ayudantes! Desde ese primer día, nos hemos sentido aliviados en todo momento porque cualquier cosa que se nos ocurría y se lo comentábamos, ya lo tenían ellas resuelto... Fueron las mejores compañeras de viaje que podíamos tener tanto mi mujer como yo. Destalles en la boda, consejos, decoración, contactos con absolutamente todos los proveedores para que el día de la boda fuera de 10, y así fue, y en gran medida gracias a ellas.

Además de todo esto, fuera del aspecto profesional, que son un 10 redondo y sin lugar a duda, han calado muy hondo en nosotros y se han convertido en personas especiales para nosotros por lo que han conseguido. Al final, tener a estas personas junto a nosotros, desviviéndose por nuestro día te hace cogerles un cariño especial. Y cuando ves que se emocionan contigo cuando te enseñan el resultado final del comedor... Entonces ya queda todo claro, son únicas.

Estuvieron encima de todo sin descanso, tienen un gusto para la decoración maravilloso, los bocetos que te mandan (nosotros vivimos fuera) te mostraban a la perfección el ambiente que generaría cada detalle decorativo y mucho más... No les puedo poner un pero...

Ni qué decir tiene que la relación calidad-precio es inmejorable. Gracias a las 2 por hacer de nuestro día un día mágico."